miércoles, 14 de febrero de 2018

Pregón Semana Santa Sierra de Yeguas 1.998



Pregón Semana Santa Sierra de Yeguas 1.998

Este pregón fue presentado por el Excmo. Ayuntamiento de Sierra de Yeguas, realizado por D. Alonso Pozo Lucas, Marzo de 1.998.

Buenas noches, hermanos cofrades, semanasanteros, amigos todos.
Estamos dando ya, los primeros coletazos de nuestras Semana Santa.
Este año, con motivo de la restauración, de nuestras imágenes, la de Nuestro Padre Jesús de la Humildad, y la de María Santísima de la Soledad, hemos vivido días pasados, unos adelantos de nuestra Semana Santa.
Sin ir más lejos, mañana día 29, tenemos en nuestro pueblo, el IV Certamen de Bandas de Marchas Procesionales, por ello, podremos ver y oír, Bandas y Agrupaciones Musicales, que algunas de ellas, por motivo de calendario, economía y otros, difícilmente las podríamos traer, para acompañar a nuestras imágenes, en sus desfiles procesionales.
También días pasados, hemos disfrutado de un Certamen de Saetas, en el cual, pusieron también su granito de arena, los saeteros de nuestro pueblo, y por tal motivo, hemos visto y escuchado, a profesionales de la Saeta, que de no haberse celebrado dicho certamen, difícilmente podríamos escuchar; lo cual resumo diciendo, que tenemos que hacer cosas, que arraiguen nuestra Semana Santa, que no es peor ni mejor que otras, pero es nuestra.


Este pregón de Semana Santa, lo voy a decir, lo voy a comentar, basándome en unos cuantos de apartados, sobre mis vivencias, como hermano cofrade y semanasantero.


ANTERIOR, POSTERIOR Y LO ACTUAL DE NUESTRA SEMANA SANTA.

Cuando muchacho, teníamos siempre presente, la incertidumbre de que este año salen las procesiones, que este año no salen, en resumen, eran otros tiempos mucho más difíciles que estos, económicamente hablando. Y como se veía de venir, estuvimos unos años que no salieron las procesiones.
Teníamos que ir a Campillos, a la Roda, si queríamos ver la procesiones, sintiendo por dentro, rabia y envidia sana, por no salir las nuestras, que eran las que uno sentía.

Poco a Poco, empezaron a salir otra vez nuestras procesiones, costando más  o menos trabajo, recomponiéndose las hermandades, sus directivas y sus hermanos; en fin, eran muchos problemas; unas hermandades se recompusieron antes, otras fueron más reacias, pero lo importante, es que todas despegaron otra vez.

Hoy en día, Gracias a Dios, tenemos una gran Semana Santa; de la que nos sentimos muy orgullosos, todos aquellos hermanos cofrades, y semanasanteros de nuestro pueblo; que no somos pocos; son raíces de nuestro pueblo, de nuestros antepasados; envidia de muchos pueblos de nuestro entorno, con igual y más número de habitantes que el nuestro.

También, desde aquí les pediría a los gobernantes de nuestro pueblo, que potenciaran en la medida de sus posibilidades, nuestra Semana Santa; para que los que somos de aquí; y los familiares nuestros, que vienen a pasar estos días con nosotros, se sientan siempre orgullosos de su pueblo.


MI PASO COMO HERMANO COFRADE POR MI HERMANDAD

En mi casa, se ha vivido siempre, muy de cerca la Semana Santa, desde muy pequeño, mis padres me vestían de la Hermandad de Nuestra Señora de los Dolores; a lo primero de campanillero, siempre alrededor del estandarte de la cofradía, luego en los primeros puestos de las filas, y así sucesivamente. Luego vinieron los años en los que no tuvimos procesiones.

Ya más tarde, hecho un muchachote, empecé  a vivir más de cerca “mi hermandad”; ya tenía edad, para asistir a las reuniones generales, y así poco a poco, hasta pertenecer a la Junta de Gobierno, o Directiva de la Hermandad, ostentando los cargos que mi hermandad necesitaba en su momento; recuerdo con anhelo de aquellas fechas, las votaciones en el teleclub, votando los cargos, se recogían las papeletas de las votaciones, en un sombrero, de algún asistente ya mayor, en aquellos tiempos se estilaba mucho, esa prenda de vestir. Siendo Hermano Mayor de mi cofradía D. José González Valencia y Mayordomo o Capataces, en aquellas fechas. D. Manuel González Parejo, y D. Francisco González García, luego más tarde, estuvieron también de Mayordomo D. Ignacio Sánchez Sánchez y D. Alonso Reina Reina, ya más reciente, Después de estar D. José González Valencia, veinticinco años de Hermano Mayor, hoy ostenta el título de Hermano Mayor Honorifico, siendo hoy, nuestro Hermano Mayor D. Ignacio Sánchez Sánchez y Mayordomos, mi hermano D. Francisco Pozo Lucas, y D. Manuel Ramón González Martin, y sus correspondientes equipos de Gobierno, con los que me une grandes lazos de amistad, con todos ellos.   De paso, no me puedo olvidar también, de mi amigo D. José Torres Solero, que con su dedicación constante, en su momento, dentro de la Hermandad, contribuyo como todos los demás a que la Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores, sea una gran Hermandad.

Recordando aquellas fechas, como anécdota, un año había más mandas o promesas, para llevar a la Santísima Virgen, que sitio en los varales, aquella noche en el teleclub, asistía a la reunión nuestro estimado párroco, D. Isidro Rubiales, que acostumbraba a asistir una vez que otra, es un párroco que siente también mucho la Semana Santa, y con mucha sabiduría y saber estar, le busco solución a aquel problema, que iba siendo un problema ya de años atrás.

En fin este es mi paso como cofrade, por mi honorable Hermandad.


COMO VIVO Y SIENTO LA SEMANA SANTA

Empezando por la procesión de los niños, disfruta uno, viendo la sabia nueva que viene detrás, para mantener vivas nuestras creencias semanasanteras, y mejorar en lo que se pueda.

“Domingo Ramos” Desde hace ya algunos años, tenemos una gran procesión, con Nuestro Padre Jesús de la Bondad; tenemos y debemos de potenciarla; pues cada uno de nosotros, pertenecemos a nuestras cofradías, pero también tenemos nuestra Pollinica.

“Jueves Santo” Sale de nuestro Templo, Nuestro Padre Jesús de la Humildad, una imagen, yo diría, irrepetible, no menos, Nuestro Cristo de la Vera Cruz y María Santísima de la Esperanza, Esa madre tan cerca de su hijo, como son las madres, siempre al lado del hijo que la necesita.

“Viernes Santo”, ¿Qué es el Viernes Santo para un doloroso? Igual que para un jesuista.
Sale de nuestro Templo, Nuestro Padres Jesús de Nazareno; como cuando sale todas nuestras santas imágenes, la emoción y el nudo que se nos hace en la garganta. Pero claro, uno es “Doloroso” y como cada uno con lo suyo; sale Nuestra Señora de los Dolores, bajando ese trono de palio, casi arrastrando para que pueda salir, esa madre, se pone a la altura de cualquier mujer, de cualquier madre, por que siendo la madre de “Divino Salvador”, también es madre de todos nosotros.
Y del encuentro de Nuestro Padre Jesús de Nazareno, con su madre, María Santísima de los Dolores, ¿Qué decimos ahora? Pues nada, son cosas de mi pueblo, sobre eso no terminaríamos nunca. “Emoción”.

Más tarde, entre dos luces, sale igualmente de nuestro Templo el Santo Entierro de Cristo y María Santísima de la Soledad, “Pero no está sola”, tiene a todo su pueblo con ella; cumplimos siempre que se puede, con los entierros de todo hijo de vecino, ¡Cuánto más! No vamos a cumplir con el entierro de Cristo.
Así vivo y siento la Semana Santa de mi Pueblo.


FELICITACIONES Y SALUDOS.

No podía dejar pasar la oportunidad estando aquí, de felicitar a nuestros saeteros y saeteras, que gracias a ellos, bordan nuestras procesiones, nuestra Semana Santa, cantándoles con Fe, a nuestros Cristos y nuestras Vírgenes. En los pueblos de nuestros alrededores, tienen que traer saeteros de fuera, pagándoles, sin embargo aquí, en los momentos clave de las procesiones, como son la salida, entrada, y algún punto en el recorrido, hay saeteros, para estar parado más tiempo del que se puede.

Recordando a nuestros saeteros, que ya no están con nosotros, como si de un homenaje se tratara, a D. Jesús Bernal Notario, D. José Correro, D. Mariano Solís, D. Ramón Trujillo, fíjense ustedes, que cuatro puntales de la Semana Santa, y cada uno de ellos , con estilo distinto, cada uno tenía su cante propio.

No menos, también, recordar a nuestros hermanos cofrades y semanasanteros que no están con nosotros, que me acuerde, por roce; o tener edades más o menos cercanas, como D. Domingo Pérez Sánchez, D. José Sánchez Sánchez, D. Antonio Ruz Martin, D. Antonio Díaz Páez, Mi cuñado, con el me unen muchas razones, como el marido de mi hermana, veinte años día a día en nuestra Sociedad Laboral. Los primeros años, que cedíamos nuestra cochera, a la Hermandad de la Virgen de los Dolores, para celebrar el Domingo de Resurrección, Nos decía, limpiarla ustedes yo soy del Cristo, y era el primero que se arremangaba, y así sucesivamente todos los años.
No puedo dejar de mencionar también a mi padre, era un buen cofrade, y de su Virgen de los Dolores, desde aquí le doy las gracias, por educarme en esta Fe Cristiana y semanasantera.

Nada más, muchas gracias y buenas noches.

El broche de oro de este Pregón de Semana Santa, lo va a poner cantándonos una saeta, la niña que hemos visto todos de crecer, y hoy ya no es una niña, es una artista y una mujer, con nosotros Montse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario